top of page

La Agilidad y el Derecho a Equivocarse



Mientras revisaba LinkedIn para ver el desempeño de las publicaciones de la Comunidad me encontré con esta historia que me compartió uno de mis contactos en dicha red. Se trata del inserto realizado por el Coach Jorge Inda y me pareció valioso, no solo compartirlo, sino asociarlo a la Agilidad.


La historia es la siguiente:


Papá, ¿me prometes que no te enojarás si te digo algo?

-¿Qué es?

No, primero tienes que prometer.

Ok, no me enojo, lo prometo.


- Hoy lloré frente a toda la clase.

- Y, ¿por qué?

- Porque la maestra me dijo que no hice bien la tarea, y me sacó lágrimas en los ojos.


Y, ¿crees que debería enojarme por esto?

- Mis amigos dicen que llorar es estúpido, que solo lloran los niños débiles.

- Pero, ¿sabías que habías hecho mal la tarea?

- No, pensé que era justo. La hice con mamá ayer.


Entonces escúchame bien.

Hay dos cosas que te voy a decir, y tendrás que recordarlas por siempre. Prométeme que no las olvidarás.

- Ok, papá, lo prometo.


Primero: ¡Estoy orgulloso de ti!

Saber que sabes llorar es una bendición, las lágrimas no son algo malo, son algo maravilloso, créeme, llorar no es para nada estúpido.

Si lloras, significa que estás sintiendo emociones, que estás vivo, que no eres una marioneta de madera sin ningún sentimiento, y apuesto a que tus amigos también habrán llorado infinidad de veces, aunque quieran hacerte creer lo contrario.

Así que, llora cada vez que quieras, todos lloran, y muy importante, nunca te avergüences de tus lágrimas, ellas son parte de ti.

A menudo son las lágrimas las que te hacen sentir mejor cuando estás enfermo, cuando te duele aquí, justo dentro del corazón.


¿Y lo segundo?

- Equivocarse es normal. Hacer mal las cosas es normal.

Sabes que mamá y yo también, ¿nos hemos equivocado muchas veces?

Es de los errores que aprendes, nunca aprenderás nada de hacer las cosas bien, siempre de una manera correcta.

¡Siéntete siempre libre de equivocarte!


Así que, no me voy a enojar porque tú y mamá se equivocaron al hacer la tarea, y no me enojaré porque lloraste, al contrario, ¡estoy feliz!


Amo a los niños que se convirtieron en adultos y que todavía saben llorar ... Además saben de su derecho a equivocarse.


Errar es de humanos, llorar de valientes, así que levanta la cara y enfrenta la vida tal cual...


Autor: desconocido


La historia, de por sí es muy provechosa, pero lo es aún más si la asociamos a uno de los valores ágiles que es: Valorar a los individuos y las interacciones por sobre el proceso y las herramientas.


… Aquí les dejo una imagen con todos ellos:


¿Y esto por qué?


Porque, en mi experiencia, lo que mejor permite tener una interacción sana entre los integrantes del Equipo es que exista CONFIANZA entre todos ellos. Poder reconocer que se ha cometido un error y tener la posibilidad de compartir los sentimientos que nos embargan es FUNDAMENTAL para crear y mantener un Equipo de Trabajo sólido y bien constituido.


Eso es lo que quería compartir en este breve comentario el que fue un impulso haberlo escrito.


Para terminar: ¿cuándo fue la última vez que te equivocaste en un Proyecto? ¿Te sentiste apoyado y comprendido? … Y por otro lado, ¿qué pasó la última vez que otra persona se equivocó en el Proyecto? ¿La apoyaste o no? 😉


PD: busqué en LinkedIn usando la frase inicial de la historia y me salieron 5 comentarios más que la incluían. De todas maneras preferí citar a Jorge Inda porque fue su publicación la que me compartieron.

65 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page