top of page

Stock en línea

Hola, les comparto esta simpática y aguda reflexión de nuestro colaborador habitual: Víctor Hugo Gutiérrez Fierro. La van a disfrutar :-)

“Que lata”, me dijo unos días atrás mi hija mayor, “quiero comprarme unos zapatos, pero en la tienda no actualizan stock en línea. ¿Pensarán que uno puede ir y preguntar día por medio?”


Así no más era nuestra vida apenas treinta años atrás.


No existía el stock en línea, disponible para cualquier cliente con acceso a internet. No existía internet. Es más: muy probablemente un 90% de las tiendas ni siquiera tenía un inventario en computador.


Si uno quería algo -digamos, el último disco de The Cure, o la edición en español de un cómic de Batman- la única manera de comprarlo era yendo a la tienda y preguntando por él. Pregunta que muchas veces era respondida con un impreciso “aún no llega, pero pronto estará aquí”, lo que lo obligaba a uno a volver a ir a la dichosa tienda y volver a preguntar por el mismo artículo, una y otra vez.


Al final del día, el dependiente -o el dueño- acababa conociéndolo a uno, sabiendo lo que buscaba y, muchas veces, sacando el producto largamente esperado de debajo del mesón en tanto uno entraba al local.


Aún peor: como realmente no había información en línea, uno muchas veces se enteraba de un nuevo libro, disco o cómic simplemente descubriéndolo en la tienda, en la sección “novedades”.


Había que ir, presencialmente, a la tienda física. Entrar. Buscar. Escarbar. En algunas oportunidades no había problema, como en las grandes tiendas de discos. Pero en las pequeñas tiendas de cómics, escondidas en galerías oscuras, muchas veces compartiendo espacio con publicaciones de dudosa moral, buscar algo específico era un desafío mayor.


Otro punto a considerar era el vendedor “chanta”, que usualmente no tenía idea, pero juraba de guata que el producto que uno buscaba venía en el próximo pedido. Finalmente uno los identificaba preguntando por algo inexistente (lo que, oh sorpresa, también estaba en el listado de lo que llegaría la semana siguiente).


Sin embargo, así consumíamos en ese entonces. Presencial y desinformadamente.


No sé si es mejor o peor que hoy. Pero es lo que teníamos.


¿Y tú? ¿Cuántas veces fuiste a la misma tienda a preguntar si había llegado "eso"?


Publicado en la cuenta LinkedIn del autor: https://www.linkedin.com/in/vgutier/


30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page