top of page

Los Seis Sombreros para Pensar en la Gestión de Proyectos

"Los seis sombreros para pensar" de Edward de Bono es un método que utiliza seis sombreros metafóricos, cada uno representando un enfoque diferente para el pensamiento. Los invito a conocer cómo aplicarlos en la Gestión de Proyectos.

Para que se entienda la idea hay que explicar que los seis sombreros se usan en reuniones de análisis de propuestas durante el Proyecto (en realidad se pueden usar en cualquier situación de análisis pero yo sugiero usarlos en este contexto). Yo tengo seis hechos de papel (son tipo “Napoleón” y uno se ve muy gracioso cuando se los pone, lo que ayuda a que las ideas fluyan, sobre todo cuando es el Profesor/Capacitador quien hace el ridículo 😊) y la regla es que cuando quiero invocar su enfoque lo tengo que tener puesto. Con el sombrero puesto y dependiendo del color yo me puedo enfocar en dar opiniones de los siguientes tipos: Sombrero Blanco (Factual): se centra en hechos y cifras objetivas, proporcionando información imparcial para tomar decisiones basadas en datos concretos. Sombrero Rojo (Emocional): explora intuiciones y sentimientos, permitiendo expresar emociones sin necesidad de justificación lógica, fomentando la empatía y la percepción emocional. Sombrero Negro (Crítico): evalúa de manera crítica, identificando riesgos y debilidades. Se enfoca en la cautela y la identificación de posibles problemas. Sombrero Amarillo (Positivo): busca aspectos positivos y beneficios. Optimista y constructivo, se enfoca en oportunidades y soluciones. Sombrero Verde (Creativo): estimula la generación de ideas creativas y soluciones innovadoras, fomentando la exploración de nuevas posibilidades sin restricciones. Sombrero Azul (Organizador): gestiona el proceso de pensamiento, dirige la discusión y establece la estructura. Se centra en la planificación y coordinación del pensamiento grupal. Se ve muy simpático pero … ¿para qué sirve? Bueno he comprobado en múltiples capacitaciones y cursos que permite “separar las peras de las manzanas”, es decir, poder dar ideas con un solo foco y no mezclar todo. Lo que ocurre es quien propone una idea específica o un proyecto lo hace desde una mirada positiva enfatizando solo esta parte. Esto es lógico ya que si pensara que no es una idea positiva no la diría. Entonces, esa persona que está muy entusiasmada, escucha una opinión que destaca solo lo negativo y riesgoso de lo que acaba de proponer. ¿Qué puede pasar entonces? Pues que la persona se molesta e insiste en lo positivo y se puede desvirtuar el análisis cayendo en temas de conflicto personal. Sí, se que entre adultos profesionales esto no debería pasar pero créanme que ocurre. En cambio si se están usando los 6 sombreros la persona que habla puede decir: “uso el amarillo” y todos sabrán que va a plantear solo el enfoque positivo, lo que está bien. Ocurrido eso alguien podría, por ejemplo, tomar el sombrero rojo y decir algo como: “me da temor que nos vuelva a suceder lo mismo de la vez pasada donde nos dijeron que sí a una idea parecida pero luego nos quitaron los recursos”. Como esta persona habla desde los sentimientos y estos son válidos nadie se molesta y es posible analizar si las condiciones actuales deberían o no impedir que se quiten los recursos nuevamente. Entonces otra persona se pone el sombrero blanco y menciona cifras objetivas como la que indica que el fondo para estos proyectos ya se estableció y es mayor que el año anterior lo que indicaría que el riesgo de no obtener el dinero es muy bajo.

¿Se entiende la idea? De esta manera se analiza con más tranquilidad y se evitan roces y conflictos personales, tan dañinos en la gestión de proyectos. Ninguna idea o propuesta puede ser tan buena que no genere dudas o que no tenga riesgos asociados y los 6 Sombreros permiten, con tranquilidad, analizarlas paso a paso entre todos. Como ya dije, cada vez que he usado esta técnica ha gustado mucho y ha sido muy útil. Por eso la recomiendo.

79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page