top of page

“El Vendedor Más Grande del Mundo”

Actualizado: 28 ene 2021


Uno de los libros que más me ha gustado porque da consejos prácticos para crear hábitos para el éxito es “El Vendedor más Grande del Mundo” de OG Mandino.

Augustine (Og) Mandino (1923 – 1996) llegó a estar en una situación muy complicada: alcohólico, sin trabajo, abandonado por su esposa, etc. El logra sobreponerse a esto y sale adelante con gran éxito.


En solo una noche escribe este increíble libro, que cambió su vida y la de muchos que lo han leído y lo convirtió en uno de los principales oradores motivacionales de Estados Unidos.


Por esto “El Vendedor más Grande del Mundo” es lectura obligada para cualquier emprendedor, en cualquier lugar. Les recomiendo leer el libro y volver a leerlo.


Les dejo un fragmento del pergamino número cuatro para trabajar autoestima...


Soy el milagro más grande de la naturaleza.

Desde el comienzo del mundo, nunca ha existido otro con mi mente, mi corazón, mis ojos, mis oídos, mis manos, mi cabello, mi boca. Nadie ha podido, ni puede ni podrá caminar y andar y moverse y pensar exactamente como yo. Todos los hombres son hermanos míos y sin embargo soy diferente de cada uno de ellos. Soy una criatura única.


Soy el milagro más grande de la naturaleza.

…. Dentro de mí arde una llama que ha pasado a través de incontables generaciones, y su calor constituye un constante incentivo para mi espíritu de ser mejor de lo que soy y lo seré. Avivaré esta llama de la disconformidad y proclamaré mi singularidad ante el mundo.

Nadie puede manejar el pincel ni el cincel como yo; nadie puede imitar exactamente mi caligrafía; nadie podrá engendrar a mi hijo y en realidad nadie tiene la habilidad de vender exactamente como yo. De aquí en adelante, me aprovecharé de esta diferencia puesto que es un factor que debo promover hasta lo sumo.


Soy el milagro más grande de la naturaleza.

No haré más intentos vanos de imitar a otros. En cambio exhibiré mi singularidad en el mercado. La proclamaré, sí la venderé. Comenzaré ahora a acentuar mis diferencias; a ocultar mis similitudes. Así también aplicaré este principio a las mercancías que vendo. Un vendedor y su mercancía, diferente de todos los demás, y orgulloso de la diferencia.

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page