top of page

Conversaciones Difíciles

Es normal evitar las conversaciones que nos cuestan. Nuestro Colaborador Marcelo Muñoz Rojas nos propone elementos a usar para manejar estas situaciones.


Cuantas veces hemos “evitado” este tipo de conversaciones, o hemos tenido que tenerlas “sin querer” o “con querer”; desde ahí, varios clientes nos piden regularmente ayuda con este tipo de actividades del quehacer diario en la compañía; es por ello que he preparado eta guía “base” para este tipo de acciones.

Si ustedes tienen algo adicional para complementar, por favor dejar en los comentarios para todos nutrirnos de conocimiento:

Preparación: Antes de la conversación, es fundamental prepararse. Esto incluye definir claramente el propósito de la conversación, recopilar información relevante y considerar posibles soluciones o alternativas.

Escucha activa: Escuchar atentamente a los miembros del equipo es esencial. Deja que expresen sus puntos de vista y emociones, y muestra empatía hacia sus preocupaciones. Esto fomenta la confianza y el entendimiento mutuo.

Comunicación clara: Expresa tus ideas de manera clara y directa, evitando ambigüedades. Utiliza un lenguaje respetuoso y no confrontativo para evitar malentendidos.

Control de emociones: Mantén la calma y la compostura, incluso si la conversación se torna emotiva. Evita reaccionar de manera impulsiva o defensiva. La capacidad de mantener la serenidad puede inspirar confianza en el equipo.

Colaboración: Enfoca la conversación en la búsqueda de soluciones conjuntas en lugar de culpar o señalar errores. Invita a los miembros del equipo a aportar sus ideas y sugerencias para resolver el problema.

Establecimiento de objetivos claros: Al final de la conversación, asegúrate de que todos comprendan los próximos pasos y las acciones a seguir. Define expectativas y plazos si es necesario.

Seguimiento: Después de la conversación, sigue el progreso y muestra interés en la implementación de las soluciones acordadas. Esto demuestra compromiso con la resolución de problemas y el desarrollo del equipo.

Retroalimentación constructiva: Proporciona retroalimentación constructiva de manera regular para ayudar al equipo a mejorar y evitar futuros desafíos.

Esta es solo una guía, que nos ha traído buenos resultados, más todo depende también de la conexión que tengamos con nuestros equipos, las habilidades de cada #líder para desenvolverse, inteligencia emocional para no “perder el control” en estas reuniones y lo más importante, cumplir el objetivo que se planteó.


¡Nos vemos!



Nota de Editor: pueden contactar a Marcelo en:

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page